El Autismo

El Trastorno del Espectro Autista (TEA), es un trastorno neuro-biológico que se manifiesta durante los primero años de vida (generalmente durante los tres primeros), que afecta la conducta, comunicación y la interacción social del individuo que lo posee.

El término TEA fue creado por Lorna Wing, una psiquiatra británica, que en consecuencia por tener un hijo autista, se dedicó a la investigación de este trastorno.

Se dice que existen distintos tipos de autismo, no obstante estos se pueden clasificar todos dentro de un conjunto, normalmente  se distinguen en función de la gravedad y de las capacidades que afecta el mismo.  El Síndrome de Asperger y el Trastorno Generalizado de Desarrollo, son alteraciones dentro del TEA.

La gravedad del autismo varía mucho, sin embargo en los casos más graves conocidos, se ve que el que lo padece tiene una perdida completa del habla de por vida, así como un comportamiento extremadamente repetitivo, extraño y agresivo.

Causas del Autismo

Hasta hora la ciencia no ha descubierto del todo la causa del autismo, sin embargo se dice que fuerte implicación genética en su origen; así como la influencia de la relación entre los  distintos genes. De igual forma no se sabe en qué medida este trastorno es hereditario o accidental (Trastorno cerebral).

Síntomas

En el autismo, se suelen manifestar diversos síntomas tales como:

  • Movimientos corporales estereotipados y repetitivos.
     
  • Anomalías en la forma y emisión del lenguaje.
     
  • Trastornos y anomalías en el lenguaje no verbal.
     
  • Insistencias irracionales y obligatorias en las rutinas.
     
  • Intereses o actividades limitados.
     
  • Déficits en la reciprocidad social y emocional.

Cómo saber si un niño tiene TEA

Cómo se había dicho, el autismo se presenta generalmente en los tres primeros años de vida, y en los niños existen indicativos de la existencia de esta anomalía cerebral en ellos, los indicativos suelen ser:

En la escuela no sociabilizan con los demás niños, no le gusta demostrar ni compartir sus gustos e intereses.

Algo que hay que resaltar, es que el niño que padece autismo evita el contacto visual con la persona que habla, normalmente mantienen la cara mirando al suelo.

Generalmente su lenguaje (Si existe) es literal y directo, ellos no suelen entender las bromas, el sarcasmo ni las indirectas; además evitan el contacto físico, frecuentemente tienen hipersensibilidad táctil, olfativa, visual, auditiva y gustativa.

Los intereses de un niño con TEA, suelen ser inusuales y extraños, así como su comportamiento, este puede ser extraño y repetitivo, suelen mover las manos de forma anormal

Habilidades especiales

Hay que destacar, que las personas que sufren de TEA, se le desarrollan habilidades especiales para  el cálculo, el dibujo, la música, el idioma o cualquier otra área en específico; por lo que pueden llegar a ser exitosos en uno de estos temas, si es estimulado correctamente desde su niñez.  Por lo tanto, si un niño que padece de TEA, le interesa las cerraduras, no hay que desanimarlo, tal vez llegue a ser un gran maestro cerrajero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *