El Autismo una dimensión por entender

Los trastornos del espectro autista (TEA) se encuadran dentro de los trastornos del neurodesarrollo y se caracterizan por las alteraciones relacionadas con la comunicación y la interacción social, así como por presentar intereses fijos y conductas repetitivas. Es importante considerar el hecho de que el autismo no es una enfermedad, es una condición, y con ella se vive de por vida, por lo que el entorno de esa persona tiene que prepararse para la convivencia, así como las personas preparan sus casas para enfrentarse a riesgos, como los robos, y llaman a los cerrajeros profesionales, las personas autistas necesitan de la ayuda de profesionales para poder mejorar su condición.

Consideraciones actuales sobre el autismo

La tendencia actual en el diagnostico del autismo no es diferenciarlo en distintos tipos, sino  se tiende a considerarlos en su conjunto y distinguirlos en función de su gravedad y de las habilidades a las que afectan. Partiendo de esa base, tal y como explica José Ángel Alda, jefe de Sección de Psiquiatría Infanto-Juvenil del Hospital Sant Joan de Déu, de Barcelona, lo que se valora es, sobre todo, si hay discapacidad intelectual porque muchas personas con TEA tienen problemas en esta área. También se evalúa si existen problemas del lenguaje y si hay una afección médica asociada.

Causas

Espectro del Autismo (TEA), pero sí la fuerte implicación genética en su origen, también se piensa que a la relevancia que puede tener la interacción entre los distintos genes y diferentes factores ambientales en el desarrollo del TEA, pero por el momento, estos elementos no se encuentran claramente identificados, y aún es necesaria mucha investigación al respecto Tampoco se sabe con certeza en qué medida ese origen genético es hereditario. En la actualidad no es posible determinar una causa única que explique la aparición del Trastorno del

Síntomas

Movimientos corporales estereotipados. Anomalías en la emisión, forma y contenido del lenguaje. Marcadas anomalías en la comunicación no verbal. Insistencia irracional en el seguimiento de rutinas. Intereses o actividades restringidos. Déficits en la reciprocidad social o emocional

Prevención

Debido al desconocimiento de las causas del autismo, en la actualidad es virtualmente imposible prevenir su aparición. No obstante, un diagnóstico precoz, tener conocimiento de la enfermedad y, sobre todo, un entorno familiar comprometido con el problema, contando con la ayuda de los profesionales adecuados, puede contribuir de forma muy significativa al bienestar de las personas con TEA.

Diagnóstico

Los TEA pueden ser difíciles de diagnosticar, porque no existen pruebas médicas, como los análisis de sangre, que ayuden a confirmar estos trastornos. Para hacer un diagnóstico, los profesionales evalúan aspectos como la conducta del niño y su desarrollo. A veces se pueden detectar a los 18 meses o antes. Hacia los dos años de edad, el diagnóstico que haga un especialista se puede considerar bastante fiable.

Tratamientos

El tratamiento precoz mejora significativamente los síntomas en muchos casos y es esencial para que los niños desarrollen habilidades sociales y adapten su comportamiento. Pero no existe cura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *